ADELANTOS CIENTÍFICOS, CONSECUENCIAS EN LA SALUD
Y EN LOS DESEQUILIBRIOS NORTE-SUR

Este apartado toma un punto de vista objetivo y descriptivo de los adelantos científicos dentro el mundo de la alimentación y las consecuencias en nuestra salud. Según esto, sería necesario especificar que todos los productos utilizados están en periodo de pruebas en laboratorios para comprobar sus consecuencias en la salud de las personas, a corto, medio y largo plazo. La finalidad de esta parte teórica es ambivalente, desmitificar aquellos aspectos más negativos sobre los adelantos científicos, y atender a aquellos factores que están en proceso de investigación. Acompañando la explicación teórica se adjunta uno recorte de noticia periodística: RIESGOS VIRTUALES, El País, 4 de febrero 2001, pp.14-15 que aporta una visión hipotética de como los estados y los científicos están experimentando con los resultados. La lectura de este artículo complenta y ayuda en la comprensión de este apartado.

Los pesticidas, los podríamos describir como las sustancias o ingredientes destinados a combatir las enfermedades, las plagas, y la prevención para los agentes nocivos de los vegetales; también regulan y atienden a la conservación de la producción vegetal (protección de la madera, normativiza,...); y, también combate la eliminación de las malezas.
Se puede utilizar: para jardines, campos de golf, zonas de pinos,...; para uso ganadero: desinfectar naves, limpiar los materiales para ordeñar los animales,...; para industria alimentaria: lejía,...; para uso ambiental: raticidas, repelente de mosquitos... ; y para uso doméstico: matamoscas,...
Actualmente, y según la polémica de uso de estos productos, ha surgido una normativa y una formación para el personal que trabaja en este campo profesional, puesto que se tienen que tener en cuenta múltiples factores a la hora de utilizarlos.

Con respecto a los riesgos derivados de la utilización de los pesticidas, era necesario hablar de los orígenes de esta polémica, a partir del año 1939, al descubrirse las propiedades insecticides del DDT, fueron apareciendo en el mercado varios plaguicidas (significado parecido a pesticidas), dando resultados muy positivos por el aumento de las producciones agrícolas y el control de determinadas enfermedades humanas transmitidas por insectos. En los años 60 surgen las primeras acusaciones de que estos productos podían presentar un riesgo para la salud de las personas y para el medio ambiente, y aparecen problemas en su utilización en el control de plagas. En este tema se analizan cuáles son estos riesgos. No obstante, antes de tratar de los posibles efectos indeseables del uso de los plaguicidas, es justo reconocer los beneficios que han comportado a la humanidad. El DDT fue un producto empleado en África para reducir la malaria, pero se detectó a largo plazo como pingüinos del Polo Norte tenían muestras de estos productos en su piel, se concluyó que la resistencia y la perdurabilidad del producto era excesiva y que perjudicaba a los animales y podía perjudicar a las personas, por lo tanto, surgieron productos alternativos que realizaban las mismas funciones pero su extinción era en un periodo tiempo de corta duración, por lo tanto, se eliminaba este peligro.

Los beneficios del uso de estos productos a nivel humano serían: el control de insectos transmisores de graves enfermedades humanas (malaria), y el control de plagas domésticas y urbanas. A nivel de producciones agrícolas: aumento de producciones agrícolas, mejora de la calidad de productos vegetales, ahorro de mano de obra.

Los riesgos de su uso afectan a las personas cuando lo manipulamos, cuando se aplican y cuando consumimos vegetales y frutos tratados; al medio y a los organismos vivos: es decir, a los ecosistemas y sobre todo, la fauna silvestre por evitar disfunciones en la cadena trófica; dificultad de control de parásitos, daños a los cultivos. En el momento de emplear estos productos, aparte de tener el carné de manipulador, es necesario avisar el ayuntamiento para comunicar la zona afectada y los posibles riesgos medioambientales, y un rótulo por avisar a las personas del riesgo que afecta la zona. Como ejemplo, hablaremos de las abejas, es muy importante protegerlas de los efectos, tanto por el interés de su producción de miel como por su decisiva colaboración en la polinización de las flores. No es aconsejable realizar tratamientos durante la floración, y si es estrictamente necesario, emplear productos de baja peligrosidad, y realizarlo al atardecer o de madrugada y no sobrepasar las dosis. Este ejemplo, nos permite observar como un uso racional y consciente del producto permite evitar riesgos a corto plazo, puesto que la desinformación sobre las abejas y hacer un mal uso del producto perjudicaría en la evolución de la producción de las abejas.

Un riesgo que también es necesario atender es que estos productos desprenden gases y es necesario mantenerlos ventilados y sin tener cerca productos alimentarios para uso cotidiano, es necesario tomar las medidas apropiadas por evitar la toxicidad. Por lo tanto, los envases de estos productos es mejor eliminarlos una vez utilizados, pero no echarlos al río ni a los vertederos municipales, requieren una eliminación más esmerada y dejarlos en ambientes aislados.

Por lo tanto, hablaremos de esta secuencia en su aplicación, para evitar hacer un mal uso:

PESTICIDA
+
PROTECCIÓN
+
HÁBITOS DE TRABAJO
=
SEGURIDAD Y SALUD

Con respecto a la toxicidad en las personas que trabajan, hay tres vías al primer envite:

Vía respiratoria Factores favorecedores:
- tamaño de las partículas
- dirección y velocidad del viento
- fatiga física
Transporte de productos. Aire contaminado:
- al hacer mezclas
- al hacer aplicaciones
- al comer en el sitio de la aplicación o almacenamiento
- al asomarnos para ver la cantidad de producto que queda
Vía cutánea Heridas.
Mucosas: labios, nariz, ojos, genitales.
Piel intacta:
- agua + pesticida
- salpicada
- ropa o objetos con producto
Vía digestiva Durante el trabajo:
- comida, beber, fumar, mientras se hace la aplicación o al tener manos y/o guantes impregnados del producto
- al traer a la boca objetos contaminantes por procedimientos inadecuados (desobstrucción)
En cualquiera momento:
- al tomar agua o alimentos con residuos
- al beber pesticidas por error
- accidentalmente por terceras personas

Fuente: Dra.Marisa Bonmatí y Guidonet. Diplomada en medicina de empresas.

Pero la mejor herramienta para evitar la intoxicación es la PREVENCIÓN, a partir de unos hábitos de higiene personal: limpieza con jabón y agua de todas las zonas expuestas a los productos, no comer en zonas de trabajo con la presencia de estos productos, lavar bien el equipo de trabajo y cambiarse de ropa al finalizar, ventilar la zona afectada, y sobre todo, efectuar los chequeos pertinentes.
Para ejemplificar toda esta explicación, todo los productos tienen una hoja de inscripción al registro, esta ficha permite a la empresa y al trabajador atender a la peligrosidad del producto y prevenir las posibles consecuencias con él y con el entorno donde se aplica el producto.

A guisa de conclusión, podríamos decir que no está finalizada la polémica, no nos podemos posicionar en ningún extremo con respecto a los pesticides, ni tampoco con respecto a todos los adelantos científicos, los cuales son ADELANTOS pero que están en investigación para observar las consecuencias a largo plazo. A corto plazo, aporta beneficios, pero es dudoso lo que produce a largo plazo.

En segundo lugar, haremos una pequeña reseña a las hormonas, estos productos se aplican directamente a los animales para obtener unos beneficios a corto y medio plazo para el productor. En el caso de las vacas, se les aplican hormonas para estimular que no retengan la leche, y también una hormona del crecimiento para incrementar la producción lechera, puesto que al productor le interesa tener más cantidad de leche e incrementar la producción y las ganancias. En los cerdos, tenemos el caso de aplicación de una hormona que se llama Clambuterol, un producto que retiene la orina del animal y este aumenta de peso, por lo tanto, el propietario aumenta la producción. Estos dos casos de hormonas en animales están prohibidos, puesto que están en investigación para observar las consecuencias en el hombre. Pero era necesario afirmar que aplicar hormonas en los animales va en contra de la naturaleza, de la evolución biológica natural, son alteraciones que repercuten en la calidad del producto final que ofrece el animal.

Otro ejemplo, serían las gallinas, las cuales durante los primeros meses de vida son muy delicadas y se les aplican altas dosis de antibióticos, a corto plazo esto no conlleva ningún problema, pero cuando los humanos comemos esta carne, a largo plazo, nos podríamos hacer resistentes a este tipo de antibiótico que ha tomado la gallina (hablamos en interrogantes porque es un tema no investigado y desarrollado en su totalidad, no existen resultados fiables).

Con estos tres ejemplos nos venimos a referir que, el consumidor tiene un nivel de desinformación muy elevado, no sabemos el tipo de carne que comemos, ni como ha estado tratada, los peligros que presenten las hormonas es a largo plazo y todavía no está evaluado ni investigado con toda certeza. Vivimos en una sociedad competitiva, dónde el afán de riqueza es un valor social muy premiado, por lo tanto, la aplicación de las hormonas, de los pesticides son elementos para entrar dentro esta rueda: a más producción más riqueza. Por lo tanto, se han ido aplicando productos para animales y vegetales, sin atender primero a las consecuencias sobre los consumidores, es un problema de poca previsibilidad.

Con respecto a los Transgénicos, la doble versión de este aspecto comporta un debate duro, los detractores quieren conseguir una ley que lo regule a toda la Unión Europea, porque lo ven como un peligro para la salud humana. Pero por otra parte, observamos que algunos estudios de productos transgénicos han servido para obtener resultados sanos y mejoras en la calidad de vida. Debido a esta dicotomía, se llegó a un acuerdo, los más detractores decidieron conseguir que en los productos se presente claramente explicado al consumidor toda la cadena que sigue el producto, desde el campo hasta el plato. Los ecologistas aseguran que no está probado que los transgénicos sean inocuos para el medio ambiente y la salud, y que introducirlos al Tercer Mundo sería perpetuar la injusticia social, porque haría depender a los agricultores de las multinacionales. En contra de todo esto, médicos y investigadores ven la otra versión y aportan estos ejemplos: una patata transgénica ya está actuando como vacuna contra el cólera; a la China plantarán un arroz transgénico que aporta Vitamina A, deficitaria en todos los países con una alimentación pobre: denominado arroz dorado. La Vitamina A se encuentra en el caparazón del arroz, parte que no nos comemos puesto que el arroz que compremos en el supermercado está tratado y no contiene esta parte, sólo el arroz integral lo mantiene.

En opinión de Jacques Diouf, director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (F.A.O.), afirma que "la tecnología biológica y los organismos modificados genéticamente pueden ayudar a aumentar las existencias, la variedad y la calidad de los alimentos, a la vez que reducen los costes de producción y la degradación del ambiente. Pero esta tecnología no tiene que servir por hacer más grano la separación entre naciones ricas y pobres".

Francisco García Olmedo, catedrático de Bioquímica y Biología molecular del E.T.S. de Ingenieros Agrónomos de Madrid, es detractor de los partidarios del cultivo biológico. Según él: el gran reto es producir más por hectárea y producir más limpio, hace 40 años disponíamos de media hectárea de tierra laborable por persona, actualmente, tenemos un cuarto de hectárea, y seguirá disminuyendo por la erosión, la salinización, la invasión de áreas urbanas,... y el aumento de la población. Yo quiero seguir comiendo igual, si es posible, y que mis congéneres coman, por lo tanto, se habrá de aumentar la producción por hectárea". Estas opiniones del catedrático, tienen que ver con la distribución desigual de riqueza a toda la población mundial y él considera que las técnicas de la agricultura biológica no podrán poner solución. Olmedo sigue diciendo que la ingeniería genética no sustituye a las técnicas actuales de cultivo, sino que se añade; esta teoría viene dada por investigaciones que realiza con sus alumnos en la Universidad: Utilizamos como agentes protectores proteínas de los mismos vegetales, así conseguimos un maíz cultivado en España resistente al barrinador del maíz, un parásito que arruina cosechas enteras, y para probar estos vegetales se toman todas las precauciones posibles. Hay una cincuentena de transgénicos aprobados en todo el mundo (en España hay 15 o 20 esperando la autorización por parte del Ministro).

Pero, teóricamente, qué sería una planta transgénica?

Es una planta, que su genoma ha estado modificado mediante ingenieria genética, bien para introducir uno o varios genes nuevos o para modificar la función de un gen propio. Por lo tanto, una variedad transgenètica no difiere mucho las variedades no transgénicas y presenta características previsibles.

Determinar que una planta es o no transgénica no es una tarea sencilla. Se puede saber observando las características externas o funcionales de la misma. El método más fiable para determinarlo, sería analizando el material genético (DNA : ácido desoxirribonucleico) para detectar la presencia del transgen o transgenes o analizar su composición para identificar la presencia de los productos derivados de la actividad de los transgenes, ya sean proteínas u otras substancias. Existen en el mercado algunos "kits" para la detección de DNA y proteínas transgénicas y algunos laboratorios públicos y privados ofrecen este servicio.

La construcción de plantas transgénicas permite desarrollar nuevas variedades de cultivo con nuevas características de interés. Con las nuevas técnicas se han obtenido plantas resistentes a organismos perjudiciales y por lo tanto, más productivas, y se están desarrollando nuevas variedades que resulten más nutritivas. También se ha demostrado la utilidad de las plantas transgénicas para producir vacunas u otras sustancias terapéuticas, o para producir materias primas de interés industrial como los plásticos biodegradables. Es necesario decir también, que estas plantas son herramientas muy útiles para la investigación científica puesto que permiten conocer mejor la función de los diferentes genes de una planta, modificándolos u observando los efectos que se produzcan en la misma. De este modo se está empezando a comprender algunos procesos básicos del desarrollo a la sequía o a las heladas, la regulación del momento en el que se produce la floración o el desarrollo de las flores.

La tecnología de obtención de plantas transgénicas incorpora tres ventajas fundamentales respeto de las técnicas convencionales de mejora genética basadas en la hibridación (proceso por el cual, de forma natural, o de manera dirigida por el hombre se cruzan dos plantas, por lo general, el proceso consiste en la recolección del polen de las flores de la planta que actúa como padre y la polinización con él de las flores de la planta que actúa como madre). Primero, los genes que se van a incorporar pueden ser de cualquier procedencia y no es necesario que se encuentren en plantas que puedan ser hibridadas entre si. Segundo, en la planta transgénica se puede introducir un único gen nuevo con el que se preservan en su descendencia la resta de los genes de la planta original. Tercero, este proceso de modificación se realiza en mucho menos tiempo. Podemos así modificar propiedades de las plantas de manera más amplia, precisa y rápida que mediante las técnicas clásicas basadas en la hibridación y selección.

Las plantas transgénicas pueden contribuir al desarrollo de una agricultura sostenible, puesto que uno de los problemas más importantes de la agricultura intensiva es el impacto ambiental provocado por el uso excesivo de fertilizantes químicos, insecticidas, fungicidas, herbicidas,... que contaminan el terreno y los acuíferos. Pero, por otra parte, son plantas más resistentes a plagas de insectos o a enfermedades, sequías, heladas,... Estamos en los inicios de estas aplicaciones y quedan muchas posibilidades para explorar, pero es evidente que con los avances se pueden obtener ventajas importantes para el desarrollo de la agricultura sostenible o ecológica.

A partir de las leyes existentes, aquí se presenta el proceso que sigue la comercialización de una planta transgénica:

Y, por acabar, es necesario comentar la polémica surgida alrededor de que estas plantas son injustas para la correcta distribución de la riqueza, pero este aspecto ocurrirá si se produce una mala comercialización y un mal uso en el proceso de investigación y desarrollo. Actualmente, existe la sensación de monopolio en los ricos, con menoscabo de los pobres. Con una política adecuada, estas plantas pueden rendir beneficios privados y públicos y convertirse en un instrumento que contribuya al reparto equilibrado de los recursos del planeta.

Fuentes de información:

 



ÍNDICE

ACTIVIDADES