AGRICULTURA ECOLÓGICA VERSUS
COMIDA HECHA A MEDIDA

Hemos cambiado de siglo en medio de graves crisis alimentarias que abrieron un debate que todavía no está cerrado, hay varias versiones sobre que comida es más saludable, cuál es la más óptima.
La Semana del 4 al 9 de Marzo del 2002 se celebró en Barcelona la Feria Expoalimentària, una de las más importantes de Europa , aportando más énfasis a la Seguridad Alimentaria, aspecto que está en boca de todo el mundo y sobre el cual nadie se posiciona, puesto que este tema abarca muchos más conflictos económicos y sociales. Pero es necesario darse cuenta de que un error en la producción de comida provocaría alteraciones en las personas humanas, las cuales, a la larga son las más perjudicadas en lo relativo a la alimentación.

Otro evento que se realiza en Barcelona y en Madrid es Biocultura, una feria alimentaria, organizada por la Asociación Vida Sana, donde se presentan en sociedad alimentos biológicos y naturales, terapias para la salud, productos alternativos de higiene y cosmética, entre otros. Esta feria empezó en 1985 con 50 expositores y 10.000 curiosos que la visitaron; la edición del 2001 en Madrid tuvo 520 expositores y 135.000 visitantes.
¿Estamos hablando de un cambio de mentalidad alrededor de la agricultura ecológica, o de una búsqueda de alternativas hacia una alimentación que, aparentemente, parece mejor, más sana, más controlada, que nos informa más del origen del producto,.... pero que es más cara?

Otro factor que permite ver como la sociedad dónde vivimos está encaminando a determinadas personas hacia un regreso al cultivo más natural sería que el mercado BIO, (denominamos BIO al cultivo ecológico, a la agricultura ecológica, explicada más arriba) en España, presenta unas credenciales de 380.920 hectáreas, 13.394 productores, 1.082 explotaciones ganaderas y 22.000 millones de pesetas anuales de facturación.

la Organización Mundial de la Salud (O.M.S.) dice que el 6% de las enfermedades degeneratives se deben a una mala alimentación. Aquí es dónde la agricultura biológica, sin adobos artificiales, pesticides ni manipulación genética, permitiría una alimentación dónde todos sabríamos de dónde procede aquel producto, pero el acceso a estos productos es difícil, pocos establecimientos los venden y desde Asociaciones como Vida Sana, se potencia que grandes supermercados tengan una parte de sus productos Bio (según datos de finales del 2001, 2.000 puntos de venta Españoles tienen productos Bio). Pero estos productos implican otra polémica, el precio. Un tetra brick de leche de soja puede llegar a doblar el precio de uno del supermercado. Por lo tanto, estamos hablando de seguridad y control en el momento de comer determinados productos porqué sabemos de dónde proceden, pero, la pregunta que nos tendríamos que hacer es: ¿prefiero saber lo que como aunque sea un poco más caro, o por el contrario, no me importa saber el cultivo que ha tenido aquel producto hasta llegar a mi plato, pero sí que sé que es más barato? Este dilema social es el que planteamos en este apartado de los Materiales sobre Seguridad Alimentaria.

También es necesario tener en cuenta, que si estos productos Bio tuvieran más salida en el mercado, los precios se reducirían considerablemente, puesto que a más producción y distribución, menos coste económico para el comprador, y el productor seguiría teniendo beneficios.

La palabra Bio se ha estado utilizando por parte de algunas marcas alimentarias, tales como Danone (entre otros marcas), la cual puso el nombre de Bio a los yogures porque contiene bífidos, no porqué realmente sean de cultivo ecológico. Tras las denuncias efectuadas por los fabricantes de productos Bio auténticos, la marca Danone incorpora en estos yogures la advertencia: no procedentes de la agricultura ecológica.

Por otra parte, también hay otra versión del futuro de nuestra alimentación, que es totalmente contraria a los productos Bio: la comida hecha a medida de nuestras necesidades. Tal y como dice José Vicente Carbonell, investigador del Instituto de Alimentación y Tecnología de Alimentos (IATA) "En los próximos años se perfeccionarán las técnicas que permitirán mantener los alimentos más frescos, los productos se presentarán más elaborados (pescado sin espinas, carne sin huesos, más platos precocinados, patatas cortadas para la tortilla...) y, sobre todo, asistiremos a la irrupción de los denominados alimentos funcionales, hechos a la medida del usuario". Este autor los denomina comida medicina; que estará pensada para cada necesidad, actualmente ya vemos productos que son ejemplos de lo que habla este investigador: leche rica en calcio,...

Esta teoría de Carbonell es partidaria de relacionar la alimentación de las personas con la tecnología de los laboratorios. El catedrático Alfredo Martínez, considera que el "futuro en la alimentación será prevenir las enfermedades a partir de la alimentación a medida; y también considera que en el futuro la sociedad primarà el precio de los productos y la seguridad que el sabor que puedan tener estos". Es decir, que actualmente, ¿estamos comiendo alimentos sin el gusto original que tienen si son cultivados en el campo según el procedimiento natural, estamos perdiendo las tradiciones culinarias, y por lo tanto, el sabor de la comida?, pero según Carbonell: "continuamos comiendo bien, porque hay tecnologías que permiten reforzar el sabor natural de los alimentos".

Pero estas comodidades que se nos presentan, ¿son para mejorar nuestra salud o para mejorar la economía de las multinacionales que lo fabrican?

Tal y como hemos dicho, la edición del año 2002 de Expoalimentària, ha puesto al descubierto todas estas comodidades que nos depara el futuro, a corte de ejemplo presentamos estos dos inventos: una máquina expendedora (como las de Coca-Cola) de un plato tan típico como la Paella Valenciana, en pocos minutos y con los productos que tienen una presencia como recién salidos de los fogones de casa; una bolsa de plástico que incorpora olivas con la salsa óptima para ponerlas a la ensalada, a las pizzas, a la pasta, sin necesidad de nada más. También es necesario considerar que en la Feria Expoalimentaria, de la que hemos hablado al principio, la asistencia es mayor y mucho más importante que la de Biocultura: ¿hasta que punto las multinacionales y los intereses económicos se priorizan antes de que una sociedad bien informada sobre lo que come?

¿Hacia dónde nos encaminamos, que opción es la más lógica a seguir en el futuro?, son dos versiones en la misma sociedad, pero dentro de un mundo dicotomizado entre Norte y Sur, donde el poder de uno sobre el otro es evidente.


Fuentes de información:

Como ejemplo, aportamos algunas direcciones de internet o teléfonos de interés sobre determinadas entidades que trabajan y venden productos de Agricultura Ecológica, para complementar la explicación dada, en el supuesto de que el docente lo considere necesario, o bien, para aportar herramientas de búsqueda para los alumnos:

 


ÍNDICE

ACTIVIDADES