ESTILOS DE VIDA Y HÁBITOS ALIMENTARIOS

A priori, es necesario definir aquello que se podría considerar un estilo de vida con unos hábitos alimentarios equilibrados y coherentes para todo el mundo; lo denominaremos

7 grupos al día durante 7 días

Grupo
Productos
Si cada día tomamos en las comidas 1 o 2 alimentos de cada uno de los 7 grupos, nuestra alimentación será equilibrada, son 7 grupos óptimos en una correcta nutrición. Las mejores comidas no son las más caras, sino aquellas que proporcionan nutrients imprescindibles para el desarrollo y buen funcionamiento del organismo. Una buena y correcta nutrición: aumenta las defensas contra las enfermedades; crea alegría, satisfacción y optimismo personal; favorece el trabajo intelectual, aumenta el rendimiento de los escolares.
1.
Leche, quesos y yogur
2.
Pescado, carne magra y huevos
3.
Frutos secos
4.
Verduras
5.
Fruta
6.
Pan, cereales y azúcar
7.
Aceite y mantequilla

Consideremos que la síntesis de este cuadro, es la mínima información pero a la vez la más completa para comprender los elementos necesarios dentro de nuestra alimentación. Este cuadro sólo se puede aplicar en nuestra cultura, en nuestro estilo de vida, puesto que cada realidad mundial es diferente y puede atender a otras necesidades divergentes o coincidentes.

Pero a menudo nuestro estilo de vida no nos permite seguir estos consejos, determinadas personas realizan sus comidas fuera de casa, como algunos estudiantes que se pueden quedar en el comedor de la escuela, que a menudo no sigue estas recomendaciones. Las personas adultas, con el ritmo acelerado que viven, no se paran a pensar estas consecuencias a largo plazo, puesto que una mala alimentación provoca cansancio, dolores gástricos, mala digestión de las comidas, malhumor,... que nos hacen parar nuestro ritmo de vida, mientras que nuestra sociedad no acepta que la sociedad se pare, que no sea productiva.

Aquí es dónde los humanos hacemos el error de ir a la farmacia cuando surge alguno de estos efectos, sin pensar que la solución está en nosotros mismos. Los complementos vitamínicos y minerales, que desde el punto de vista científico tienen una base muy pobre, generalmente, se toman en épocasen que la persona se encuentra con pocas fuerzas y piensa antes en la farmacia que en seguir una dieta adaptada a su ritmo de vida (trabajo, horarios de las comidas,...) y a su organismo (volumen corporal, altura, grosor de los huesos,...) -(afirmado por Javier Ibáñez, especialista del Centro de Investigación y Medicina del Instituto Navarro del Deporte)-. Podríamos hablar de un efecto psicológico en las personas que toman estos complementos, también denominado Efecto Placebo (el cual, explica que cuando ingerimos un producto que no altera ninguna función de nuestro organismo, pero psicológicamente nosotros pensamos que sí, los efectos son como si realmente nos estuviera influyendo). Esto no quiere decir que estos complementos vitamínicos puedan ser inútiles y no realicen realmente ningún efecto en nuestra salud, sino que son el substituto perfecto para la gente que no quiere acceder a seguir una dieta adaptada, como hemos dicho anteriormente.

 


ÍNDICE