ANEXO 4: El impacto económico del turismo


Para los países en vía de desarrollo el turismo parece representar un beneficio económico: entrada de divisas, creación de puestos de trabajo, mejora de la formación profesional, aumento de la recaudación fiscal, construcción de infraestructuras (carreteras, aeropuertos), efecto multiplicador del gasto turístico, etc.

Pero muchas veces esto no ocurre así: las multinacionales del Norte dominan el sector, e impiden un crecimiento como el esperado.

El impacto económico del turismo en el Sur se puede esquematizar de la siguiente manera:

  1. Escasa fiabilidad de los mercados exteriores de los que son dependientes los países receptores de turistas. Causas de esto son los periodos de recesión económica en el Norte y de instabilidad política en el Sur
  2. Crecimiento económico insuficiente debido al retorno de las ganancias al Norte, a las excepciones fiscales para los empresarios extranjeros, a las ayudas de los gobiernos locales (obtenidos muchas veces disminuyendo el gasto social o del sector agrícola) y a la gran importación de productos extranjeros para cubrir las necesidades de los viajeros
  3. Ocupación inferior a las expectativas
  4. Inflación: aumento de los precios de la tierra y de los bienes de primera necesidad
  5. No se verifica el supuesto efecto multiplicador del gasto turístico

1. Escasa fiabilidad del mercado: el riesgo de caer en el "monocultivo" del turismo

Análisis en la Tabla 1: Para muchos países el turismo representa la principal actividad económica y la primera fuente de ingresos externos. En algunos se puede hablar de "monocultivo".

Tabla 1: el turismo como porcentaje de la exportación de bienes y servicios (en millones de US $)

 
Total exportaciones
Entradas por el turismo
Entradas por turismo sobre el total de las exportaciones
Egipto
2985
1994
66,80%
Jamaica
1347
740
54,90%
Kenya
1033
443

42,80%
Marruecos
4263
1258
29,50%
Tunez
3498
953
27,20%
México
26714
5324
19,90%
Thailandia
23002
4326
18,80%
Filipinas
8681 1306 15,00%

Si el turismo es el único recurso de un país y depende exclusivamente de los clientes de países del Norte, el riesgo asumido es muy alto, ya que son numerosas las razones por las que el número de turistas puede reducirse:

Un efecto perverso es que los destinos más apetecibles para los operadores turísticos son los países políticamente más estables. Muchas veces, en los países del Sur, esta estabilidad se consigue bajo regímenes militares y dictaduras, regímenes considerados por los inversores extranjeros muy fiables. Esta situación genera una duda en el turista critico: ¿es correcto hacer turismo en un país en el cual no se respetan los derechos humanos?

Algunos economistas han demostrado que muchos destinos en el Sur son intercambiables porque tienen una oferta similar (sol, playa y mar). Debido a ello, estalla la competencia entre "pobres": el aumento de los precios en un país se traduce en perdida de turistas, que eligen otros como lugar de destino. Para que la demanda turística sea estable (y con ello, los beneficios) es necesario que la oferta turística sea diferentes en cada país, abandonando las estructuras turísticas similares y que no tienen nada que ver con el lugar.

2. Beneficio Económico

Estos son los principales mecanismos por los que el beneficio del turismo en los países del Sur suele ser escaso:

La consecuencia de estos mecanismos, junto con la concentración en mano de grandes multinacionales, es el escaso beneficio económico que resta para los países anfitriones: entre los años 1980 y 1998, los turistas en el Sur del mundo han pasado de un 19% a un 28% (Ver Tabla 2), pero los beneficios producidos por este sector han bajado en el mismo periodo de un 31% a un 28% (Ver Tabla 3). El porcentaje de las cuotas de los viajes organizados que queda en el país anfitriona en relación al coste total del paquete es, casi siempre, muy baja (Ver Tabla 4).

Tabla 2: flujos turísticos entre Norte y Sur (miles de turistas y % sobre el total)

 
1980
%
1991
%
1998
%
Total Mundo
286.249
100
465.844
100
561.027
100
Norte
231.629
81
345.168
74
401.963
72
Sur
54.620
19
120.676
26
159.064
28

 

Tabla 3: ganancia del turismo en el Norte y en el Sur (en millones de EU$ y % sobre el total)

 
1980
%
1991
%
1998
%
Total Mundo
102.586
100
245.997
100
381.000
100
Norte
70.335
69
172.951
70
274.320
72
Sur
32.251
31
73.046
30
106.680
28


Tabla 4: porcentaje del precio de un paquete turístico que queda en el país de destino

PAÍS AÑO %
KENIA (turismo de playa) 1991 30
KENIA (safari) 1991 60
NEPAL 1986 53
MAURITIUS 1965 10
SEYCHELLES 1982 45
SRI LANKA 1979 30
GAMBIA 1998 20
ESPAÑA 2000 60

 

3. Efectos sobre la ocupación

"Cuantificar la ocupación directa e indirecta que genera el turismo es complejo. No obstante, en algunos países su relevancia es evidente: 70678 puestos de trabajo en Puerto Rico, 420000 en el Caribe o el 35% de toda la fuerza de trabajo en las Bahamas (Caribbean Tourism Organization, 1990)

Estos datos, que algunos críticos consideran exagerados, no son indicativos de la calidad del trabajo o del nivel de vida de los trabajadores/as. Generalmente, los altos cargos están ocupados por personal extranjero, mientras que la mano de obra local, con poca o ninguna formación, ocupa los puestos inferiores, mal pagados: camareros, porteros, etc. En un hotel de 4 ó 5 estrellas, por ejemplo, el sueldo mensual de un camarero es inferior al costo de una habitación por noche.

El tema de la ocupación tiene mucho que ver con el desarrollo del sector turístico en un país. El numero de puestos de trabajo, su calidad y las personas que los ocupan, cambian según la fase de crecimiento, madurez y declive de las localidades turísticas. En la medida en que crece el nivel de desarrollo del mercado turístico, son las mismas empresas multinacionales quienes tienen interés en formar cuadros intermedios locales para la dirección de las estructuras hoteleras y, sobre todo, para la utilización de las tecnologías que precisa la actividad turística. Sin embargo, raramente esta formación se transforma en recursos utilizables en otras actividades.

Además, no hay que olvidar el efecto sobre la estructura del trabajo existente. El sector del turismo es muy atractivo por los sueldos más elevados que ofrece respecto a otro tipo de actividad económica. Esto promueve el abandono del campo por parte de la población más joven, y su desplazamiento a las zonas pobres que circundan las estructuras turísticas a la espera de un trabajo temporal y altamente vulnerable" (P. Sardella e L. Lanzanova, Viaggiare a occhi aperti, ICEI, Milano, 1997)

"Perder la tierra significa entrar de manera forzosa en la economía global del dinero. El dinero es la única moneda reconocida por la economía global. Sin dinero (y sin trabajo) no hay salida, porque la tierra y el antiguo estilo de vida ya no existen. Se puede decir que el turismo destruye puestos de trabajo en la medida que contribuye a alejar a la población de la tierra. En síntesis: el turismo destruye sistemas de supervivencia" (D. Nicholson-Lord, Viaggiatori d'Occidente, in "Internazionale", 17/10/97).

4. Inflación

En las áreas turísticas se produce un aumento del costo de vida, empezando por los bienes de primera necesidad y terminando por el valor de la tierra y los bienes inmobiliarios. Este fenómeno favorece la especulación: los terrenos ocupados para los residentes son aptos para la construcción de hoteles, campos de golf o centros comerciales y, dado el enorme precio que llegan a alcanzar, los propietarios los venden y abandonan la actividad agrícola y los sistemas de subsistencia que derivaban de ésta. Por otra parte, el alto costo de la tierra excluye la posibilidad que los habitantes del lugar inviertan en el sector turístico.

5. Efecto multiplicador del gasto turístico

"Después de la Segunda Guerra Mundial, las clases dominantes hablaban de un efecto multiplicador del gasto turístico, que debía crear nuevas oportunidades de trabajo en los países destinatarios. Este efecto se verifica en los países del Norte: el dinero generado por el turismo se reinvierte y los resultados se perciben en otros sectores. Pero este fenómeno, lamentablemente, parece darse sólo en aquellos países que producen un superávit, pero no en los del Tercer Mundo" (R. Garrone, Turismo Responsabile -Nuovi paradigmi per viaggiare in terzo mondo, RAM, Genova, 1993).